Feed icon

martes, 12 de octubre de 2010

¿Con marca o sin ella?



Carrefour Discount - Galletas (2010)



Estamos en tiempo de crisis. El dinero no sobra y las dudas sobre el futuro son fuertes. Hemos de ajustar nuestro presupuesto al máximo.

Hoy me da igual de dónde viene la crisis, o qué pasa con los bancos, o con el hundimiento del mercado inmobiliario. Y, aunque este artículo tiene mucho que ver con la pequeña economía, la tuya y la mía, no voy a soltar sermones sobre la sociedad de consumo, si realmente necesitamos un ordenador nuevo, el ADSL o la tele por cable. Porque la respuesta a esas preguntas es muy particular: cada uno decidimos qué es necesario y qué no.

Porque éste no es un blog de economía, ni de opinión ni de política. Es un blog de Publicidad.

Desde hace tiempo hay una dura pugna en el mercado entre las marcas de fabricante y las marcas de distribuidor o marcas blancas. Las marcas aducen que para conseguir esos precios tan bajos, las marcas blancas rebajan calidad en las materias primas, seguridad e higiene en la producción y hasta los sueldos de los operarios. También subrayan que se limitan a copiar productos existentes, sin gastar dinero en investigación y desarrollo. Por tanto sólo ellos son garantía de calidad y de progreso.



Leche Pascual. Calidad de vida (2009)



En cambio los distribuidores dicen que las marcas cargan mucho su margen de beneficios y repercuten gastos como grandes campañas de publicidad o excesivo gasto en envases y manipulación. Ellos sin embargo venden simplemente el producto, ahorrando en gastos innecesarios y por tanto pueden ofrecer una calidad similar a un precio mucho más ajustado.

Y en medio de toda la discusión, llega Carrefour a echar más leña al fuego, y encima, usando las mismas armas que la competencia.




Carrefour Discount - Espaguetis (2010)



Prestad atención al anuncio. Porque cuenta qué trucos utilizan las empresas y sus departamentos de comunicación y publicidad para conseguir vender sus productos. Las asocian a estados de bienestar, a lugares y situaciones de ensueño, a un mundo en el que la felicidad está asociada al producto.

La campaña tiene un concepto muy sencillo. Aunque nos dejamos seducir por los mundos ideales de los anuncios, lo que realmente queremos, y buscamos, es un producto básico, que pueda ser usado en la cocina o en el desayuno. Que cubra nuestras necesidades. Nada más. Una caja bonita, una campaña llamativa, el patrocinio de eventos deportivos no cambian, ni cambiarán el contenido del paquete. Es algo que nos sobra al pasar por caja.

La claridad, sencillez y aparente sinceridad del mensaje hace que llegue más fácilmente al público, sea recordado y valorado, lo que la convierte en una campaña positiva y efectiva. Muy efectiva.

Pero hay un detalle que ha de ser tenido en cuenta. Esta campaña, como todas, ha sido ideada por una agencia de publicidad. Esta agencia utiliza, y seguirá haciéndolo en el futuro, las mismas técnicas que nombra en los anuncios, para las mismas marcas que está criticando en la campaña. Nos ha dado información de la que mucha gente no era consciente, algo necesario para su efectividad.

Parece que han tirado piedras contra su propio tejado. O a lo mejor creen que no habremos aprendido nada, y la próxima vez que usen estas armas funcionarán exactamente igual. Sea lo que sea, tendremos que esperar futuros acontecimientos.

1 comentarios:

anaell dijo...

poz fíjate, yo debo ser rara, porque he visto los anuncios de carrefour como mucho una o dos veces (no veo mucho los canales con anuncios) sin embargo me acordaba perfectamente de ambos anuncios mientras que el de "pascual" (en este caso) si lo he visto no me acuerdo....que listos son estos de la publicidad!
s2.